Pedro Mijares

El Cuervo y E. Allan Poe

 

 

A principios del siglo XVII, cuando todo el mundo estaba en constantes cambios, la búsqueda de la identidad nacional de cada país fungió como una responsabilidad nata para la mayoría de la población, desde obreros hasta los intelectuales.

 

Estados Unidos no se quedó atrás en marcar  trascendencia, viviendo también en época de esclavistas contra trabajadores, libertad a los negros contra  el poder de los blancos, en fin, no era fácil, pero rápidamente expandieron su territorio al oeste y crearon rápidamente una sociedad controlada por el comercio y el individualismo de cada persona. La literatura en está época estuvo antecedida por burgueses y aristócratas como Wintrop, Cotton, Edwards, Paine y Benjamin Franklin; en general trataban temas religiosos, morales, dogmáticos y de contemplación del paisaje. (4:186). A estos textos clásicos, nacieron con la intención de emanciparse literariamente de Inglaterra (pero todavía en plena época de Romanticismo) autores como Edgar Allan Poe.

 

Edgar Allan Poe nace en Boston en 1809, hijo de una actriz poco famosa y un escritor queda huérfano a los dos años de edad,  posiblemente la vida de Edgar estaba destinada a ser turbulenta, diferente y enigmática. Sucesos como ser adoptado, expulsado de la Universidad de Virginia por juego y alcohol, enemistarse con varias personas por sus duras críticas literarias y constantes borracheras fueron algunos de los sucesos que predominaron su vida.

 

Desde que empezó a publicar reseñas en revistas y publicar libros, la fama de Allan Poe no fue reconocida, aún cuado escribió grandes cuentos, fue hasta la publicación de The Raven (El Cuervo)  que las miradas empezaron a dirigirse. Pero ¿Qué hay de extraordinario con ese poema? Cuáles son algunas de características y como se relaciona con la interesante vida del autor es lo que trataré.

 

“En una sociedad hipnotizada por el comercio y el sentido común, Poe quedaba embelesado en la contemplación de la belleza. Allí donde otros pedían un arte útil para la patria, Poe proclamaba que el objetivo de la poesía fuera el placer”. (2:80). Este fue su principal objetivo pero, ¿donde buscaba o encontraba el autor esa belleza?

 

Como poeta, Poe trabajó en un campo muy limitado; pero alcanzó en el la supremacía. Solo domina en su poesía y en su alma: la melancolía. La desesperación y la muerte son sus temas. La estación que le inspira es octubre; la hora, “la triste medianoche”. Hay muy poca realidad objetiva en su verso y en su prosa: opera en el puro éter de la imaginación. Sus caracteres carecen de sangre, son fantasmagóricos o angélicos. El paisaje, los incidentes, las personas y los lugares no existen fuera de la fantasía. (6132)

 

 

Realmente es notorio en sus obras, pero sobre todo en su poema más famoso El Cuervo en el que los elementos se conjuntan para crear un poema sombrío y lleno de significados.

 

En primer plano quiero tratar cuál es la concepción de un cuervo;

 

El color de este pájaro, su grito lúgubre, también el hecho de que se alimente de animales muertos, hacen de él para nosotros un pájaro de mal agüero (…) desempeñan el papel de mensajeros de los dioses y cumplen funciones proféticas (…) En los sueños es un símbolo negativo, ligado al temor de la desgracia (…) se crea entonces una lucha que simboliza el combate psíquico entre pensamiento claros y obscuros. (1: 391)

 

Me parece que Chevalier, describe perfectamente mi interpretación del cuervo en el poema lírico, ya que llega de una manera misteriosa, casi amenazante, para mi es como si el paisaje fuera un gran sueño, una imagen sublime y abstracta de nuestros más profundos pensamientos y el cuervo como esa oscuridad que esta encerrada ahí, como una mancha solitaria que dicta tu destino.

 

Por otro lado, y también retomando al último autor, concuerdo con el ave como mensajero de otro plano que no es terrestre y que viene por el narrador para estacionarlo en una especie de limbo. Otro símbolo que me gustaría mencionar es el de la puerta,

 

La puesta simboliza el lugar de paso entre dos estados, entre dos mundos, entre lo conocido y lo desconocido, la luz y las tinieblas, el tesoro y la necesidad. La puerta se abre a un misterio. Pero tiene un valor dinámico, psicológico; pues no solamente indica un paisaje sino que invita a atravesarlo. Es una invitación al viaje hacia el más allá…” (1:855)

 

 

De nuevo, simpatizo con el significado de este símbolo y mi lectura del poema. Creo que el hecho de que el ave esta parada en el dintel de la puerta, asemeja como el cuervo, que es un animal enigmático invita al narrador a cruzar la división entre esta continua soledad en la que vivía y otro plano existencial. Una de las preocupaciones del narrador era  Eleonora, y este es un personaje constante en la poesía y en los cuentos de E. A. Poe 

 

Eleonora es el genius loci, principio de belleza y armonía que se refleja en el valle; en otras palabras, es Psique (…) Las visitas fantasmales de Eleonora a su amado deben interpretarse en términos subjetivos como momentos de ensueño logrado, como recuperaciones intermitentes de la capacidad imaginativa (5:26)

 

Posiblemente Eleonora sea la que se manifiesta en la casa en forma de cuervo, diciéndole que nunca más que alejara (viéndolo de un modo Romántico), pero también puede ser el complejo anhelo por alcanzar esa perfección y belleza que el autor mismo creyó y plasmo.

 

La simbología en este poema es basta, su contenido psicológico también y nos adentra a lo más profundo de nuestros pensamientos, a convivir con esa soledad que tantas veces describió el autor y que sigue siendo vigente.

 

Como había dicho The Raven pone a Allan Poe en el mapa de la literatura Norteamérica y europea, escritores como Baudelaire lo admiraron, eran tiempos de Romanticismo, pero ¿lo eran también para nuestro escritor?

 

No obstante Edgar Allan Poe es también un americano. Sus cuentos espeluznantes y sus poemas de conjuración pertenecen a la época y el lugar que los produjeron; sus tonos y acentos resuenan de la melodía clara y auténtica de la literatura posterior de su país. Nos recuerdan que los comienzos de una literatura definidamente nacional en los Estados Unidos en la primera mitad del siglo XIX coincidieron con una era de la literatura moderna a la que podemos imanar el Movimiento Romántico (…) tendía hacia la expresión más completa posible del yo y las sensibilidad individuales; hacia la indulgencia más extremada con la fantasía, la imaginación y las emociones. (3:96)  

 

Con esta última cita quiero concluir, coincidiendo que este poema pertenece al Romanticismo latente en el mundo del arte de esa época, creo que El Cuervo comparte estas características, los temas y las formas. A pesar de todo Allan Poe  no fue muy partidario de seguir una corriente, el simplemente quería alcanzar y buscar esa belleza en su constante soledad. No le importó seguir estereotipos de ninguna clase y aunque fue repudiado por sus contemporáneos, dejo un legado de cuentos y poemas que hasta en día de hoy nos permiten adentrarnos a una perspectiva diferente de la vida, la belleza y la vida.

 

 

Pedro Mijares Castañeda

EL PERICO literario

 

BIBLIOGRAFIA:

1.

Chevalier, Jean (et.al). Diccionario de los símbolos. Herder. España, 2003

 

2.

Conn, Peter. Literatura Norteamericana. Cambridge University Press. Madrid, 1998.

 

3.

Dauwen, Zabel. Historia de la Literatura Norteamericana. Losaida. Buenos Aires, 1950.

 

4.

Izzo, Carlo. La Literatura Norteamericana. Losada. Buenos Aires, 1971.

 

5.

Leary, Lewis. Crítica sobre los mejores escritores Norteamericanos. Ediciones Corregidor. Buenos Aires, s/a.

 

6.

Zardoya, Concha. Historia de la Literatura Norteamericana. Labor. Barcelona, 1956

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: